28 nov. 2011

Perspectiva De Un Toque: así vió @sebas290691 a La Vida Bohème en las Gaitas del Colegio San Ignacio

IMPORTANTE: Esto es una nueva sección. Se trata más o menos de que tú, el lector, nos envíes tu perspectiva (no tiene que ser una reseña sino más bien una opinión de alguna presentación). Te recordamos que es la perspectiva del editor invitado, y no nos hacemos responsables de la opinión que dicha persona exprese. Si quisieras colaborar algún día, puedes hacerlo enviándolo a keeprockingvenezuela@gmail.com
-


Por: Juan Bethencourt / @sebas290691 [editor invitado]

Es mi tercera oportunidad de ver a La Vida Boheme tocar un set completo, las dos anteriores fueron en sus más que épicos conciertos en la plaza Alfredo Sadel, pero esta vez, sentía que algo había cambiado, tanto en el público, como en esos 4 muchachos que bien saben dar un espectáculo, se sentía algo más en el aire, algo así como un consentimiento en saber que la banda ha cambiado y también hemos cambiado aquellos que la escuchamos con una mano en el pecho y la otra en la bocina para sacarle el mayor volumen posible, causando así que estas se dañen y suenen “Chicharronicas”, como estoy seguro le ha pasado a más de uno.

Desde la primera vez que los escuché, supe que darían de que hablar, canciones sin pretensiones y en la cara, un sonido diferente sin esforzarse y una interacción muy especial con el público, algo que he visto en muchas bandas de este bello país que muchos llamamos hogar, nos gusta cuando los músicos son carismáticos y cuando nos corresponden el amor que les profesamos.

Volviendo al toque de LVB en las (Muy bien organizadas a mi parecer) gaitas del Colegio San Ignacio. Siendo honesto no me gustan las gaitas, pero quede impresionando con la organización y el compromiso que demostraban los muchachos participantes en el escenario y luego llego el momento que yo estaba esperando, se monta en tarima La Vida Bohème. No escribiré de su set-list, francamente se me olvido el orden en pleno toque, sé que arrancaron con Radio Capital y la reacción de la gente no tardo en hacerse esperar.

Es un público volcado completamente hacia su banda, porque eso han hecho ellos mismos, nos han hecho sentir parte de la banda, somos como el jugador 12, las barras en los juegos de fútbol, cada uno de ellos siempre lo ha demostrado y nos ha hecho sentir que estamos en la misma tarima que ellos, y en las oportunidades que he tenido de encontrarme con algún miembro de la banda siempre se han mostrado con los pies en la tierra y casi que agradecidos que los escuchemos, por lo menos hablo por mi parte, estoy inmensamente agradecido con uds, y tener la oportunidad de escucharlos en vivo es algo que siempre he atesorado.

Se han vuelto más que una banda, más que un servicio informativo como ellos lo pusieron alguna vez, se han convertido en algo tan importante como el agua para aquellos que los escuchamos, cada canción nos remite a algo que hemos vivido, cada concierto es una explosión catártica que nos permite expresarnos como alguna vez hemos querido pero con uds hemos podido dar rienda suelta al sentimiento. Gracias muchachos, por devolver la esperanza de que sí se pueden hacer las cosas diferentes, y que un cambio es lograble si le ponemos cariño, esfuerzo y ganas, han sido faros en un país en el que se han apagado las luces para la mayoría. Es algo más que solo música, ¡es todo un sentimento!

Compararlos con otras bandas que en su momento hicieron algo similar seria perder el tiempo, los seres humanos somos únicos e irrepetibles, y todo lo que han logrado, lo han hecho bajo sus ideales, sus métodos y han impuesto su propuesta, son ídolos eternos, ¡Semper Fi! ¡Larga vida a ustedes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario